La Pedraja, Mambrillas de Lara (Burgos)

DINOSAURIOS EN EL LAGO: LA PEDRAJA

La Pedraja constituye el extremo de un extenso yacimiento icnológico que se desarrolla a lo largo de 5 Km desde Quintanilla de las Viñas. En él se conserva más de un millar de huellas repartidas en 14 afloramientos rocosos. Su edad es de 144 millones de años, en el paso del Jurásico al Cretácico. En La Pedraja se han registrado 123 icnitas de dinosaurios de diversos tipos y en un área relativamente pequeña, en dos capas superpuestas. Se diferencias huellas saurópodas, terópodos y quizás ornitópodas. Las más abundantes son las saurópodas, con marcas de pies y manos de gran tamaño. La estatua colocada en el yacimiento reconstruye un dinosaurio de este tipo.    

 

EL LAGO TROPICAL  

Los dinosaurios se movieron por las orillas fangosas de un lago extenso y poco profundo bajo un clima subtropical.. En sus márgenes crecían algas, y vivían caracoles y otros invertebrados. Probablemente los dinosaurios venían aquí a comer, beber, o simplemente pasaban dejando impresas las huellas de sus pisadas. Un barro muy plástico facilitó el que muchas huellas tengan forma irregular o poco detallada.

UN MUNDO PERDIDO  

Hace 144 millones de años mares y continentes tenían una distribución muy diferente a la actual. La península Ibérica no era entonces sino una isla. Al Oeste crecía un joven océano Atlántico, y al Este se encontraba el mar Tetis, del que hoy el Mediterráneo es su extenso. Por el Norte un puente intercontinental hacía posible la migración entre América y Europa de distintos grupos de dinosaurios.

PRESERVAR EL PASADO DE LA TIERRA

Los yacimientos de icnitas se deterioran por la acción de agentes climáticos y biológicos. Para garantizar su conservación, se eliminan plantas y sedimento acumulado, y se consolida con el sellado de grietas, el pegado con mortero de partes sueltas de la roca, etc. Finalmente se protege con un muro para desviar el agua que discurre por la superficie, con un tejado o pérgola para evitar el efecto directo del sol y de las precipitaciones y con una valla del pisoteo de personas o animales. El objetivo de estas actuaciones es asegurar que las generaciones actuales y futuras disfruten del yacimiento.