Llega el dinosaurio desconocido

El Museo de los Dinosaurios de Salas de los Infantes expone durante el mes de enero los restos de un dinosaurio de hace 130 millones de años

FOTOLos fósiles que estaban en Alemania ya se exponen en Salas

Los fósiles que estaban en Alemania ya se exponen en Salas

© Foto Azúa

El Museo de los Dinosaurios de Salas expone a lo largo de este mes de enero, fósiles de un dinosaurio con características especiales, desconocido hasta ahora. Los restos de este dinosaurio, de 130 millones de años, ya convertidos en piedra, viajaron de Salas de los Infantes a Tubinga (Alemania) y ahora se exponen, dentro del programa ‘Un hallazgo singular’, antes de regresar de nuevo a Alemania.
El Colectivo Arqueológico-Paleontológico de Salas (CAS) visitó Tubinga en 2006 e intuyó el interés científico de esos fósiles, por lo que trabajó desde ese momento para su traslado temporal a Salas. Dos años después, con los fósiles en nuestro país, se formó un equipo de trabajo formado por científicos del MUJA (Museo del Jurásico de Asturias), Universidades del País Vasco y de Tubinga, y los investigadores salenses.
En una publicación de 1997 se asignaban estos fósiles de Salas a la especie Iguanodon fittoni, un dinosaurio herbívoro de tamaño medio perteneciente al familia de los Iguanodóntidos. Pero éstos son objeto actualmente de una revisión profunda, de modo que se están creando especies nuevas y otras, bien conocidas, se han puesto en duda. En ese contexto establecer la auténtica identidad de los fósiles salenses era un reto para los investigadores, cuya conclusión, que se publicará en una revista científica internacional, es que no se trata del Iguanodon fittoni, pero tampoco puede identificarse con ninguno de los iguanodóntidos europeos del Cretácico Inferior (hace 130 millones de años aproximadamente).
La auténtica identidad de este dinosaurio, según apunta el director del Museo, Fidel Torcida, «no la conocemos, y habrá que confiar en descubrimientos futuros que permitan estudiar una mayor parte de su esqueleto. Por el momento su estudio ha permitido ampliar un poco más la diversidad de especies que formaban la familia de los iguanodóntidos en Europa», afirma.
Los restos de este dinosaurio consisten en 6 vértebras y fragmentos de costillas, aunque la colección de Tubinga consta además de dos mandíbulas y once dientes de iguanodóntidos, así como dientes de dinosaurios carnívoros y de cocodrilos.
Además de estos restos lo que se acerquen al Museo puede disfrutar con otras piezas únicas.

FOTOGuía del Museo mostrando una de las piezas

Guía del Museo mostrando una de las piezas

© Foto Azúa